Pulsaciones artísticas Imprimir

Octubre de 2002
Norton Maza expone sus corazones en la Facultad de Medicina
  

"Me entusiasmó mucho la posibilidad de mostrar mi trabajo en la Facultad de Medicina, sobre todo considerando que parte de mi producción artística se refiere al corazón, un músculo que los profesionales del área de la salud conocen tan bien aunque, claro está, desde una perspectiva distinta. Creo que esta iniciativa nos permitirá asociar el mundo real con el poético e intercambiar pareceres y opiniones que enriquecerán nuestro diálogo.

 

Ello porque los encuentros culturales son fuente de crecimiento para todos", dice Norton Maza, licenciado de la Escuela Nacional de Arte de la Habana y de la Escuela de Bellas Artes de Bordeaux, Francia.

 

 

El artista presentará entre el 22 y 25 de octubre en el hall de decanato, Campus Norte, la exposición "Pulsaciones", que comprende una serie de 12 corazones producidos con diversos materiales entre los que se incluyen lana, vidrio, vitreaux, cobre, silicona, aluminio, plástico y cuero.


"El material que uno escoge le da una personalidad especial al corazón. Yo he elegido trabajar con manufactura tercermundista, con productos populares que atraen mucho al público permitiéndole identificarse con lo que observa", señala.

 

 

 

Según explica el licenciado en Arte una de las equivocaciones más comunes entre los artistas chilenos es tratar de igualar los estilos y tendencias internacionales renegando de los valores localistas. "Creo que he logrado hacer tantas exposiciones individuales y colectivas gracias a que nunca he dejado de entusiasmarme con nuestros propios productos. Eso es muy valorado, especialmente en el extranjero", recalca.

De hecho Maza ya tiene planificadas varias exposiciones para el 2004 y 2005 que llevará a cabo en Europa, Cuba y Estados Unidos.

 

  

Despertares

 

Norton Maza considera que el arte permite generar un debate interno entre los individuos que conforman las sociedades. A través de él las personas pueden reunirse en torno a ideas colectivas que tienen la virtud de reconocer y respetar la existencia de los otros.

 

 Por lo tanto, el arte está llamado a restablecer la capacidad sensible y de asombro que poseen los seres humanos."Este proyecto nace de la necesidad de despertar en las personas una sensibilidad hacia lo social, sensibilidad que se ha perdido debido al desarrollo desenfrenado de la sociedad contemporánea. Nuestra cultura actual es individualista, sin embargo el arte es capaz de generar un cuestionamiento crítico hacia el sistema y todo lo que comprende.

 

El corazón como músculo cardiaco -a mi entender- es el motor biológico de la existencia, por ello está asociado a nuestros estados emocionales que he querido reflejar en esta muestra", concluye.

 

El artista obtuvo en el 2000 una mención honrosa en la Bienal de Temuco, mientras que en el 2001 ganó un Fondart.