calendario_test_2016_

consulta_aulas


Facultad de medicina - webmail


medichi


actividadespostgrado

 

Inicio 2003 Julio Chile en vías de eliminar la vinchuca
Chile en vías de eliminar la vinchuca PDF Imprimir E-mail
09 de julio de 2003

Será el primer país de la región en lograr este objetivo

Los especialista esperan que el 2005 Chile esté en condiciones de certificar la eliminación de la vinchuca, vector que transmite la enfermedad de Chagas. De lograrse este objetivo, Chile sería el primer país de la región en alcanzar esta meta. "En 1999 pudimos demostrar que habíamos interrumpido la transmisión vectorial, ello implica que si en el transcurso de estos años ha habido nuevos casos seguramente se han producido por vía transplacentaria, sanguínea o por trasplante de órganos", explica Myriam Lorca, jefa del Laboratorio de Parasitología y Entomología Médica y Molecular de la Facultad de Medicina de la Universidad de Chile.

 

Según la doctora Lorca esto fue posible gracias al trabajo constante de las autoridades de salud que por más de 20 años han trabajado activamente en las zonas endémicas, comprendidas entre la I y VI regiones del país. Asimismo, en esta labor ha colaborado desde un comienzo la Universidad de Chile, Centro de Referencia Nacional para Triatominos. "Durante todo este tiempo se ha luchado contra el Triatoma infestans, que es el insecto que habita en las casas. Para combatirlo se recurrió a campañas de desinsectación y se mejoraron las viviendas campesinas construidas generalmente en adobe, material que favorece la presencia de grietas donde anida el insecto. Los techos también fueron modificados, se reemplazaron por zinc o pizarreño. Asimismo, se han realizado campañas de educación sanitaria orientadas a adultos y escolares, en las cuales el programa de Parasitología de la Universidad de Chile ha participado tanto en la producción de documentos y material educativo como en la puesta en marcha de estos programas", resalta la especialista.

La académica explica que la población de vectores se redujo de un 33 % a 0,2 % en los últimos años. "En los '80 había millones de estos triatominos en las zonas endémicas, hoy la cifra anual no supera los 80 en todo el país".
Según explica Alejandro García, Tecnólogo Médico, Magíster en Parasitología y profesor asistente de la Facultad de Medicina, este vector hematófago se alimenta principalmente de sangre humana y por eso habita en los lugares donde vive el hombre o en sectores peridomiciliarios. "El insecto proviene de Bolivia, donde aún se encuentra en forma silvestre. Desde ese país pasó a Argentina en la época pre-incaica y de ahí se propagó prácticamente por toda Sudamérica".

García añade que empleando una metodología de vanguardia, morfometría geométrica, para estudiar las alas de los triatomas dilucidando de esta manera si las poblaciones de los insectos son residuales o producto de las migraciones. "Imaginemos que en una casa de la II región se encontró el triatoma, las autoridades procederán a desinsectar el lugar. Al cabo de unos días visitarán nuevamente el hogar para saber si hay presencia o no de la vinchuca. Si estuviese en la casa podría deberse a dos causas: primero, que la desinfección fue mal hecha, en ese caso encontraríamos población residual o bien, podría tratarse de otro tipo de triatoma, que llegó gracias a una migración. Para dilucidar de qué caso estamos hablando, se emplea la morfometría", dice el tecnólogo.

Los Triatomas infestans tienen distintas morfologías según las regiones donde habitan y las condiciones a que se ven expuestos. Por ejemplo, las alas pueden variar de acuerdo a la temperatura ambiental. Además, algunos insectos llegan al país provenientes de zonas limítrofes. "Hace años lo hacían escondidos en los vagones de los trenes, en la actualidad pueden venir depositados en los animales, morrales, ropas y enseres de las personas", añade la doctora Patricia Salinas, profesor asistente de la unidad.

Por eso, según aclaran los especialistas de la Universidad de Chile, es fundamental que el país siga teniendo un programa de vigilancia constante y mantenido en el tiempo. "Si el 2005 cumplimos con el objetivo de declarar al país libre de la vinchuca no hay que relajar las medidas. No olvidemos lo que ocurrió con la malaria. Había desaparecido en la mayor parte del mundo, sin embargo debido a que se descuidó la inspección del mosquito, la enfermedad parasitaria resurgió en todas partes excepto en Chile, único país libre de malaria gracias a que su programa de vigilancia nunca decayó", recalca la profesora Lorca.

 

El peligro silvestre

En Chile hay al menos tres tipos de insectos capaces de transmitir la enfermedad de Chagas, el más conocido es el Triatoma infestans que se ubica en las casas o zonas aledañas. Los otros son vectores silvestres: Mepraia spinolai y Mepraia gajardoi. "A pesar de que certifiquemos la eliminación del triatoma el 2005, nuestro país siempre correrá el riesgo de que otro insecto ingrese a Chile o bien que las especies silvestres se hagan domiciliarias. Esto último podría ocurrir si los Mepraia, que son más voraces y agresivos, pierden su fuente de alimento natural. Por eso un programa de vigilancia de este envergadura no puede culminar", añade el tecnólogo.

Pero no todas las vinchucas tienen el parásito que produce la enfermedad. Para corroborarlo debe hacerse una identificación taxonómica de cada ejemplar, la cual se lleva a cabo en el laboratorio dirigido por Myriam Lorca, que es centro de referencia del Ministerio de Salud. "Los triatoma capturados en Chile son estudiados en nuestro laboratorio, para lo cual se emplea tecnología de punta. El índice tripano/triatomino nos indica si el insecto está o no infectado. Hace dos décadas este índice revelaba que el 90 por ciento de las vinchucas capturadas tenían el parásito, hoy esta cifra no llega al 20 por ciento", plantea la Licenciada Annelisse Fritz , encargada del laboratorio de Entomología Médica.

Políticas mundiales

Según señalan los académicos de la Universidad de Chile, hace una década los científicos de América Latina dedicados al mal de Chagas se reunieron con el propósito de analizar cuál era la situación sanitaria que afrontaban los distintos países de la región. A poco andar consiguieron el financiamiento de la CEE (Comunidad Económica Europea) para conformar la Red Latinoamericana de Control de Triatominos, que sirvió para implementar laboratorios y formar especialistas de gran nivel.

Este año la red ganó otro concurso europeo de tres años cuyo objetivo central es eliminar el vector del continente. En el caso chileno, el laboratorio de la Facultad de Medicina de la Universidad de Chile quedó designado como centro de referencia para América Latina para lo cual obtendrá alrededor de 10.000 dólares anuales. "Somos el único reservorio histórico de la región que tiene el triatoma en un vinchuquero, lo que permite comparar nuestros insectos con las poblaciones que hay en América Central y del Sur. Ahora recibiremos vectores capturados en toda el área y podremos hacer estudios para valorar su resistencia a insecticidas y cambios ambientales, como la Corriente del Niño, por ejemplo. Además, nuestra labor será formar profesionales y recibir académicos extranjeros que perfeccionen a los especialistas chilenos", dice Myriam Lorca.

Añade que la OMS y los ministerios de salud de la región están empeñados en sacar adelante la campaña para eliminar el triatoma infestans. "Se han puesto como plazo 10 años. Su apuro radica en reducir los más de 16 millones de chagásicos que viven en América", comenta.

Tarea pendiente en Chile: transmisión transplacentaria

El 2005 el Laboratorio de Parasitología y Entomología Médica y Molecular de la Facultad de Medicina de la Universidad de Chile tendrá que certificar la eliminación de la vinchuca, para eso tendrán que demostrar que por tres años consecutivos no se encontró triatomas en regiones de endemia chagásica y que el índice de tripano/triatomino de los insectos capturados se redujo. Asimismo, deberá confirmarse que la población infectada decayó, para lo cual se analizarán niños menores de cinco años.

"Ya que la transmisión de esta enfermedad está prácticamente controlada a nivel vectorial y de transfusión sanguínea, lo que debemos hacer en Chile es prevenir los casos transplacentarios, que en promedio llegan a 1.000 cada año. Para ello es primordial que el Ministerio de Salud aplique el Programa de la Mujer que está vigente desde 1997. En él se recomienda a las mujeres que viven en zonas endémicas que se realicen un examen serológico para la enfermedad de Chagas durante el embarazo o el parto, que les permita detectar si son portadoras asintomáticas", concluye la parasitóloga Edurne Urarte.

 

Agenda

1 de diciembre

Jornada de Extensión y Vinculación para Académicos

Leer más...

20 de diciembre

Feria de Alimentos saludables

Leer más...

21 al 25 de noviembre

Semana de la Salud Mental

Leer más...

19 de diciembre

Ceremonia de egresados de los programas de Magister y Doctorado del reciente periodo académico.

Leer más...

Ver más en: Agenda

Facultad de Medicina de la Universidad de Chile Av. Independencia 1027, Santiago de Chile