calendario_test_2016_

consulta_aulas


Facultad de medicina - webmail


medichi


actividadespostgrado

 

Inicio 2005 Estudian relación entre depresión y pérdida de productividad laboral
Estudian relación entre depresión y pérdida de productividad laboral PDF Imprimir E-mail

25 de enero de 2005
Aplicando un tratamiento que monitoriza a los pacientes

  • El ausentismo laboral vinculado a esta enfermedad puede ser muy alto según índices registrados en países desarrollados, sin embargo el "presentismo", en que el sujeto deprimido va a trabajar sin cumplir con sus labores, puede ser aún más perjudicial y costoso para la institución

La depresión es altamente prevalente entre las personas que trabajan y está asociada a la pérdida de productividad laboral, ya que se ha comprobado que causa discapacidad. Algunos estudios realizados en Estados Unidos señalan que sólo por este concepto las empresas del país del norte dejan de percibir anualmente alrededor de 33 mil millones de dólares.

Se sabe que en Chile la depresión es la segunda causa de discapacidad en mujeres y tercera en varones, únicamente superada por las enfermedades congénitas. Datos clínicos revelan que un 20% de los adultos que viven en Santiago sufren de algún problema emocional, haciendo que este tema sea muy relevante para la salud pública. De hecho, los especialistas señalan que debiera abordarse en forma sistemática con programas especialmente diseñados para este fin, que incluyeran la participación tanto del personal médico y de los pacientes, como de miembros del ámbito empresarial y sindical.

Considerando lo anterior, la doctora Rosemarie Fritsch, siquiatra del Hospital Clínico de la Universidad de Chile, con fondos concursables otorgados por la institución para estimular la investigación clínica, está desarrollando el proyecto "Tratamiento estructurado de la depresión en personas laboralmente activas", estudio inédito en el país que pretende despejar algunas dudas sobre un tema que ha ido cobrando importancia en los últimos años.

El estudio incluye tres grupos de personas, conformados por 60 sujetos cada uno. El primero incorpora individuos sin depresión; el segundo tiene pacientes deprimidos que siguen tratamientos tradicionales ofrecidos por consultorios y otras instituciones de salud, y el tercero cuenta con personas deprimidas que se adscriben al programa de salud estructurado por el Hospital Clínico, cuyo centro de acción es la monitorización.

 

"Se ha comprobado que para aumentar la adherencia a un tratamiento es fundamental que una persona entrenada se preocupe de llamar al enfermo una vez por semana para consultarle cómo se siente, cómo le ha ido con los fármacos y para recordarle que está disponible para responder a sus dudas, si las tuviera. Nosotros contamos con una enfermera que está cumpliendo con esta labor porque sabemos que así obtendremos mejores resultados", plantea la doctora Fritsch.

La mayoría de las personas que participan del estudio son empleados de la Universidad de Chile que fueron motivados a hacerse parte por los asistentes sociales o compañeros de trabajo, quienes percibieron en ellos las dos características fundamentales de toda depresión: desgano e incapacidad para disfrutar de la vida.

Sin embargo, está abierto a funcionarios de otras empresas, públicas o privadas, que necesiten ayuda para superar sus problemas, ya que aún no se han completado los cupos. "Con este estudio podremos corroborar si la productividad varía o no con la depresión y si el tratamiento estructurado nos ofrece mejores resultados, tal como ha ocurrido con otros grupos de pacientes", explica la siquiatra.

Presentismo laboral

Investigaciones realizadas por el National Institute of Mental Health de Estados Unidos revelaron que las personas con depresión presentaban un riesgo relativo de faltar a su trabajo 27,8 veces mayor en comparación con quienes no tenían trastornos mentales.

Si bien el ausentismo laboral puede ser perjudicial para la empresa, los efectos del "presentismo" podrían llegar a ser incluso peores. "Estas son las personas que van al trabajo con depresión y que, en consecuencia, no rinden lo esperado o simplemente no cumplen sus funciones porque no están en condiciones de hacerlo. Entonces eso acarrea problemas serios para el grupo, ya que otros deben asumir las labores ajenas, mientras el enfermo insiste en no tratarse. A la larga es peor que el ausentismo, mal que mal éste es pagado por el sistema de salud mientras que el presentismo, con todos sus inconvenientes y conflictos, lo asume la empresa y el propio afectado", revela la doctora Fritsch.

El tratamiento ofrecido por el Hospital Clínico de la Universidad de Chile tiene una duración mínima de 6 meses, según los protocolos establecidos para depresiones que han debutado por primera vez, e incluye, además de la monitorización, consultas sucesivas al siquiatra, sobre todo durante las primeras semanas, además de los fármacos.

"Hasta ahora hemos captado que muchas de las personas que enviamos, según su sistema de salud, a otros recintos hospitalarios, han abandonado el tratamiento. Como sabemos que algunos no quieren ser parte de este grupo, que se considera de control, les hemos ofrecido que, en caso de no obtener buenos resultados, les daremos la oportunidad de tratarse con nosotros una vez que hayan pasado los seis meses. Puede parecer incomprensible pero es la única manera de hacer un estudio serio, ya que necesitamos contar con datos certeros", comenta la siquiatra.

En tanto, para medir productividad los pacientes completan cuestionarios, tal como se ha hecho en el extranjero y con muy buenos resultados. "Es difícil cuantificarla por ello en otros países han optado por validar los datos con herramientas estandarizadas que denotan la funcionalidad laboral del sujeto, que son las mismas que estamos usando nosotros", dice.

Una vez que concluya el estudio la doctora Fritsch podría establecer los costos reales asociados a tratamientos estructurados para personas deprimidas que trabajan en las empresas.

"Los problemas actuales están relacionados con los horarios, la falta de adherencia y recaídas, entre otros aspectos. Lo ideal es que la empresa posea estrategias para realizar detección y tratamiento de cuadros depresivos y que tenga la flexibilidad necesaria para que estas personas puedan acudir a los profesionales cuando lo necesiten Así, a largo plazo, la productividad se elevará, de acuerdo a lo que hemos observado en otras partes del mundo", comenta.

 

Agenda

1 de diciembre

Jornada de Extensión y Vinculación para Académicos

Leer más...

20 de diciembre

Feria de Alimentos saludables

Leer más...

21 al 25 de noviembre

Semana de la Salud Mental

Leer más...

19 de diciembre

Ceremonia de egresados de los programas de Magister y Doctorado del reciente periodo académico.

Leer más...

Ver más en: Agenda

Facultad de Medicina de la Universidad de Chile Av. Independencia 1027, Santiago de Chile