calendario_test_2016_

consulta_aulas


Facultad de medicina - webmail


medichi


actividadespostgrado

 

Inicio 2006 Dr. Hernán Reyes y la magia de la medicina
Dr. Hernán Reyes y la magia de la medicina PDF Imprimir E-mail
27 de febrero de 2006

"Gracias por toda su entrega y dedicación como docente, que nunca desaparezca la magia que existe en usted", le señalaba un estudiante de primer año al doctor Hernán Reyes, quien hasta el año 2005 impartió el curso Bases Conceptuales de la Medicina en el Campus Peñalolén.

Tras una larga y destacada carrera académica, que le permitió obtener el grado de profesor titular en 1974, el médico especialista en parasitología culminó el 2006 su vínculo contractual con la institución. Sin embargo, reconoce que -aunque su numerosa familia lo reclama- sigue dispuesto a prestar colaboración a los docentes que, eventualmente, necesiten de su apoyo. "Me gusta el contacto con los alumnos, su ilusión y entusiasmo, me alegra explicarles qué es la medicina para encantarlos con ella", dice.

Después de haberse dedicado por largos años a la parasitología y habiendo sido formado por uno de los grandes maestros de esta disciplina, el doctor Amador Neghme, aceptó en 1998 el desafío que le encomendara el decano de la época, doctor Alejandro Goic.

"Jubilé ese año y entonces el doctor Goic me pidió que me reincorporara al plantel para desarrollar un ramo del nuevo currículum que recién se venía impartiendo hace un par de años: Bases Conceptuales de la Medicina. En resumidas cuentas, el decano me solicitaba que mostrara a los alumnos la medicina de verdad, que a veces encoge el alma pero que también nos trae tantas alegrías", resalta.

Producir el nuevo curso fue demandante pero una experiencia que califica de interesante porque le abrió el horizonte formativo, a pesar de que llevaba varias décadas ejerciendo de maestro y especialista. "Cuando le explicamos a los estudiantes que la medicina está marcada por tres facetas que son la ciencia, el arte y el servicio, hacemos hincapié en este último concepto porque sin él, de nada servirían los otros", dice convencido.

Y sus clases han rendido frutos. Los alumnos sienten un profundo afecto y respeto por su labor, lo que se manifiesta en los aplausos, regalos y en las cartas cariñosas que año a año le hacen llegar a su oficina. En una de ellas, por ejemplo, los jóvenes le señalan que no olvidarán todo lo que les enseñó, en otra le escriben "usted es un modelo de persona", y en una tercera redactan que lo quieren y admiran por su dedicación y entrega a la hora de ofrecerles conocimientos prácticos y una educación "no científica de la medicina".

Con carbón en las venas

El doctor Reyes estudió en Santiago en el liceo Valentín Letelier. Cuenta que junto a uno de sus compañeros de colegio ingresaba a escondidas a las clases de Medicina que impartía la corporación. "Nos tocó escuchar la cátedra del profesor Noé, fue muy impactante y me atrajo sobremanera", recuerda.

Una vez concluida su formación escolar ingresó a la carrera aunque nadie de su familia había sido médico. "Cuando estábamos en tercer año el doctor Amador Neghme, en la cátedra de parasitología, nos llevó a una población marginal conocida como Colo Colo, ubicada a la orilla del tren que conducía a Valparaíso. Allí tomamos muestras y vimos en directo los casos de sarna, diarrea, piojos y las múltiples infecciones intestinales y parasitológicas. En ese momento me di cuenta que esa era la medicina que me gustaba", comenta.

Como fue un buen alumno el doctor Neghme, tal como solía hacer con los estudiantes destacados, le escribió una carta a fin de año para felicitarlo e invitarlo a participar como ayudante de su cátedra.

Más tarde, tras recibirse de médico y trabajar en un consultorio ubicado en el área norte de la Región Metropolitana, el doctor Reyes obtuvo una invitación formal para incorporarse al staff de profesionales que se desempeñaba en el Hospital de Schwager. "Viajé en avión por primera vez en mi vida hasta Concepción, era un bimotor a hélice y recuerdo que, como no había aeropuerto, aterrizamos en una especie de potrero".

Trabajar en la mina de carbón, dirigida por ingleses, fue una gran experiencia. "Allá nacieron mis hijos mayores y me hice de grandes amigos. También pude hacer investigación y escribí una carta al doctor Neghme para ver la factibilidad de que enviara alumnos de Medicina a trabajar en algunos estudios específicos, cosa que hizo y con excelentes resultados", señala.

Más tarde recibió una carta formal del parasitólogo que lo convocaba a ser ayudante segundo de su cátedra, lo que era una importante distinción. "Que te llamaran de la Universidad de Chile a participar de su cuerpo académico era lo máximo que a uno le podía pasar, así que me vine a Santiago".

Sería el inicio de una dilata trayectoria académica que le hizo alcanzar la jerarquía más alta de la institución, gracias a sus trabajos de investigación en terreno, sus reconocidas publicaciones, y sus labores de extensión y formación.

Ahora que está por recibir su segunda jubilación, el doctor Reyes demuestra su generosidad no sólo ofreciéndose a cooperar con los docentes, sino entregando una nutrida colección de diapositivas sobre parasitología, tal vez la más completa del país, que hizo llegar a su ex alumno y director académico del Campus Occidente, doctor Renzo Tassara.

"Espero haber traspasado a los estudiantes mi amor por la medicina y la magia que genera en quienes trabajamos encantados por ella. También espero haberles trasmitido mi profundo respeto por esta universidad que es de Chile, para Chile y por Chile", concluye el maestro.

 

Agenda

1 de diciembre

Jornada de Extensión y Vinculación para Académicos

Leer más...

20 de diciembre

Feria de Alimentos saludables

Leer más...

21 al 25 de noviembre

Semana de la Salud Mental

Leer más...

19 de diciembre

Ceremonia de egresados de los programas de Magister y Doctorado del reciente periodo académico.

Leer más...

Ver más en: Agenda

Facultad de Medicina de la Universidad de Chile Av. Independencia 1027, Santiago de Chile