calendario_test_2016_

consulta_aulas


Facultad de medicina - webmail


medichi


actividadespostgrado

 

Inicio 2006 Disfrutando la buena mesa Mediterránea
Disfrutando la buena mesa Mediterránea PDF Imprimir E-mail
26 de enero de 2006
Especialmente indicada para Adultos Mayores

  • Llaman a la tercera edad a consumir una dieta rica en frutos secos, pescado, carnes blancas, vegetales, frutas, aceite de oliva y condimentos variados, como el ajo, limón y hierbas aromáticas.

Las propiedades de la Dieta Mediterránea ha traspasado las fronteras europeas. Se sabe que su consumo mejora la calidad de vida y previene ciertas enfermedades, como las cardiopatías coronarias. Por ello, es especialmente recomendable en adultos mayores, ya que disminuye las grasas saturadas, el colesterol "malo" y previene los infartos.

Uno de sus elementos centrales es el aceite de oliva que debiera reemplazar a la mantequilla, margarina y mayonesa. Ahora bien, sus propiedades antioxidantes son más efectivas si se lo consume crudo.

"También es recomendable el aceite de pepa de uva, que es más económico y sirve para prevenir los ateromas que se adosan a la pared arterial y provocan las enfermedades cardiovasculares, que son las más frecuentes en el mundo", comenta la Nutricionista María Angélica Sepúlveda, subdirectora de la Universidad Para La Tercera Edad de la Casa de Bello (UPTE).

La académica explica que en el Módulo de Autocuidado que imparte la UPTE a los adultos mayores, se hace hincapié en una dieta balanceada que prevenga las complicaciones fisiológicas. "A través de clases teóricas y un taller práctico revisamos estas materias. Además, yo analizo cada caso en base a una minuta donde se reporta lo que come el estudiante durante una semana. Eso me permite hacer sugerencias y fortalecer algunos conceptos claves de la salud nutricional", dice.

Añade que, afortunadamente, las generaciones que han superado los 60 años tienen hábitos alimenticios más sanos, porque no ingieren tanta comida chatarra y están acostumbrados a comer legumbres y verduras.

"Diría que hay dos grupos bien claros, aquellos que se dedican a consumir en grandes cantidades dulces, queques, galletas y helados, hábito que debe ser modificado; y los que comen menos calorías que las necesarias. A veces eso ocurre porque están solos y no sienten ganas de prepararse sus alimentos, lo que tampoco es bueno", dice María Angélica Sepúlveda.

La Nutricionista también recalca que la dieta Mediterránea incluye frutos secos, pescado, carnes blancas y rojas (éstas en menor cantidad), vegetales, frutas y el uso frecuente de especies y condimentos variados, como el ajo, limón y hierbas aromáticas.

"Si uno analiza estas recomendaciones y las compara con cualquier guía alimentaria promocionada por el Ministerio de Salud o los Nutriólogos, se dará cuenta que no difieren demasiado. Lo que importa es usar la creatividad para que los platos no se repitan y terminen por aburrir a los comensales y, en ese sentido, la dieta Mediterránea ha sido más efectiva", dice.

Ensaladas en invierno

Los vegetales son fundamentales en esta dieta porque previenen el cáncer, favorecen una buena digestión, reducen las enfermedades que aquejan al tracto digestivo y, como son ricos en potasio, disminuyen la presión arterial.

"Todo ello es prioritario en los adultos mayores. En ese sentido yo les pido que coman ensaladas en invierno y verano y, en caso de que no les guste ingerirlas porque hace frío, les pido que preparen guisos, sopas con verduras semicocidas y tortillas -por ejemplo- de lechuga o espinacas, para que incorporen estos alimentos que son esenciales en su dieta", dice la Nutricionista.

También los convoca a incluir algunos aliños, para darle un toque especial a la comida. "Con la vejez las papilas gustativas van perdiendo sus propiedades, por eso se acentúa la ingesta de ciertos productos con sabores bien marcados. Lo importante es usar condimentos sanos -como el laurel y romero- que no producen ardor o irritación gastrointestinal y que añaden a los platos un gusto atractivo", plantea.

En tanto, la dieta potencia el consumo de frutos secos, como nueces y almendras, aunque en cantidades moderadas debido a que aportan muchas calorías. "Cinco nueces o cinco almendras al día es suficiente. También se recomienda ingerir aceitunas y quesillo", resalta.

Cóctel sano

Un invitado infaltable del cóctel es la mayonesa. Se usa para adornar y darle sabor al pan o galletas pero, desafortunadamente, es rica en grasas saturadas. "En esta dieta se prepara una mayonesa que no utiliza la yema del huevo, sino su clara, la que se bate agregándole un colorante autorizado de color amarillo y aceite de oliva. Cuando se mezcla con aceitunas, caviar, lechuga o palta, resulta una pasta suave y sabrosa. En realidad hHay que mezclar, experimentar y disfrutar con sabores novedosos", dice la subdirectora de la UPTE.

Clases

La UPTE de la Facultad de Medicina de la Universidad de Chile, ya tiene abiertas las matrículas para el año académico que comienza en marzo. La malla curricular incluye módulos anuales de Prevención de Riesgos en el Adulto Mayor, Envejecimiento Activo, Salud Mental, Autocuidado, Liderazgo y Metodología en la Enseñanza, Computación y Educación Física y Recreativa. En el segundo año incorpora los ramos de Programación Neurolingüística, Oratoria, Escritura y Elaboración de Proyectos, Desarrollo Cognitivo, Gerontología Social, Computación II y Educación Física.

Los interesados pueden consultar en el 9786649-9786430 o escribir a los correos: Esta dirección electrónica esta protegida contra spam bots. Necesita activar JavaScript para visualizarla , Esta dirección electrónica esta protegida contra spam bots. Necesita activar JavaScript para visualizarla

 

Agenda

1 de diciembre

Jornada de Extensión y Vinculación para Académicos

Leer más...

20 de diciembre

Feria de Alimentos saludables

Leer más...

21 al 25 de noviembre

Semana de la Salud Mental

Leer más...

19 de diciembre

Ceremonia de egresados de los programas de Magister y Doctorado del reciente periodo académico.

Leer más...

Ver más en: Agenda

Facultad de Medicina de la Universidad de Chile Av. Independencia 1027, Santiago de Chile