Facultad de Medicina de la Universidad de Chile desarrolla leche con omega 3 para embarazadas Imprimir
8 de agosto de 2008
Es parte del Programa Nacional de Alimentación Complementaria del Minsal
  • Este producto de alta tecnología, único en el continente, reduce los partos pretérmino, aumenta la agudeza visual del feto y potencia el desarrollo cerebral en el recién nacido.
Académicos del Departamento de Nutrición de la Facultad de Medicina de la U. de Chile y la empresa Watts desarrollaron la primera leche con Omega 3 disponible en América, que fue especialmente diseñada para embarazadas y nodrizas.

Doctores Eduardo Atalah y Michelle Bachelet.

El producto se generó a partir de un proyecto FONIS (Fondo Nacional de Investigación y Desarrollo en Salud) que permitió a los investigadores producir la bebida láctea y evaluar su impacto en el embarazo, lactancia y recién nacidos.

“En Chile el consumo de alimentos de origen marino es muy bajo, lo que se refleja en una ingesta promedio de ácido docosahexaenoico (DHA), un tipo de ácido graso Omega 3 de cadena larga, que representa menos del 30% recomendado por diversos organismos internacionales”, explicó el doctor Eduardo Atalah, académico del Departamento de Nutrición y uno de los médicos a cargo del FONIS.

Ello es preocupante si se considera que la leche materna de las chilenas tiene menos del 20% de DHA que se observa en mujeres que habitan países donde hay un adecuado consumo de productos del mar, lo que redunda en un menor desarrollo cerebral del feto y en una agudeza visual más reducida en el recién nacido.

El doctor Atalah comentó que los efectos positivos del DHA se mantienen en el tiempo: “De hecho, nuestro estudio realizado en 150 mujeres nos dio la oportunidad de constatar que, además, evita la mayor ocurrencia de partos pretérmino y mejora el puntaje del desarrollo psicomotor en los niños de dos meses”.

Añadió que la carencia de DHA en la dieta puede enfrentarse mejorando la educación nutricional de la población, fomentando el mayor consumo de pescado (los productos del mar debieran comerse dos veces por semana), suplementando la alimentación con aceites marinos en cápsulas u otras presentaciones y fortificando los alimentos.

“Nos pareció que esta última vía iba a ser más efectiva porque el 65% de las embarazadas del país se atienden en el servicio público y reciben los productos del Programa Nacional de Alimentación Complementaria (PNAC). Además, si el resto de las mujeres deseara comprar esta leche también está disponible en los supermercados”, comentó el doctor Atalah.

Menos grasa y más calcio

Más de un año tomó el desarrollo de la leche Purita Mamá, producto en polvo, fortificado con vitaminas y minerales, bajo en grasa total y sodio y, lo más importante, adicionado con ácidos Omega 3.

A partir de agosto de este año comenzó a reemplazar a la leche Purita Fortificada que, anteriormente, se entregaba a las madres en la atención primaria. “Aporta un 80% más de calcio que la leche entera, menos de la mitad de grasa que la leche Purita Fortificada y, además, vitaminas y minerales ajustados a las necesidades nutricionales de las embarazadas y nodrizas. En cuanto al DHA, se estima que triplicará su consumo en las madres al permitir que mejore la concentración de ácidos grasos omega 3” , explicó el doctor Atalah.


Doctor Eduardo Atalah.

El médico agregó que si bien no fue fácil desarrollar esta bebida láctea los resultados fueron tan promisorios que el Ministerio de Salud determinó incorporarla al PNAC, para lo cual entregará mensualmente un kilogramo de leche a las mujeres embarazadas y a quienes están amamantando. De hecho, el miércoles 6 de agosto la Presidenta de la República, doctora Michelle Bachelet, junto a las ministras María Soledad Barría y Paula Quintana, llevaron a cabo el lanzamiento oficial del nuevo producto en el Centro de Salud Familiar Padre Hurtado, ubicado en Macul.

Durante la actividad, la Presidenta señaló que los niños son una prioridad del gobierno y destacó que este alimento funcional está orientado a disminuir la brecha nutricional de la población y a promover la equidad social. “Apostamos a la justicia, solidaridad, a la no discriminación y a la visión de futuro”, comentó.

Una idea para Chile

El doctor Atalah comentó que están muy satisfechos con el aporte realizado por la facultad y la empresa privada que a partir de una idea con la cual concursaron en un proyecto de investigación financiado por el Estado, lograron implementar una política pública de alcance nacional.

Asimismo, puntualizó que este año postularán a otro proyecto FONIS para evaluar los logros de esta intervención nutricional. “Nos parece muy importante que la población, en general, consuma más pescado porque previene patologías cardiovasculares y neurodegenerativas, como el Alzheimer. Además, si consideramos que sólo el 30% de los chilenos dice que come productos del mar una vez por semana, entonces hay mucho que hacer para mejorar esta situación”, apuntó el académico.

Y la excusa no siempre es la falta de recursos económicos porque en una encuesta realizada por estos profesionales se pudo constatar que las familias de todos los estratos socioeconómicos gastan entre 7 y 8 veces más en consumir bebidas gaseosas que pescados.