calendario_test_2016_

consulta_aulas


Facultad de medicina - webmail


medichi


actividadespostgrado

 

PDF Imprimir E-mail
Jueves, 22 de Marzo de 2012 00:00

Especialista sugiere refinar anamnesis en grupos de riesgo

Médico chileno propone crear nueva batería de exámenes diagnósticos de Alzheimer para países en desarrollo

medico_chileno
Doctor Patricio Fuentes.


Diferentes estudios internacionales han señalado como predictores tempranos de esta patología a pequeños y sutiles cambios o síntomas, los cuales podrían ser tan confiables como los modernos biomarcadores.

Con los avances de la tecnología y los conocimientos médicos, las investigaciones en materia de biomarcadores para diferentes enfermedades son lo que está en boga, porque suponen la factibilidad de saber, con antelación de años o décadas, la probabilidad de presentar una determinada patología o condición.

 

"El problema", dice el doctor Patricio Fuentes, neurólogo y académico de la Facultad de Medicina de la Universidad de Chile en el hospital institucional y Del Salvador, "es que no todos los países pueden hacer este tipo de exámenes a sus pacientes, puesto que aún son de altísimo costo. Acá tenemos la epidemiología de un país envejecido pero los recursos de uno subdesarrollado". Por ello es que fue invitado por la "Alzheimer Disease International" para exponer en su conferencia mundial, realizada a comienzos de marzo de 2012 en Londres, respecto del "Diagnóstico temprano de la enfermedad de Alzheimer: posible sin biomarcadores?"

 

En este encuentro mundial, el experto pudo apreciar que, "dado que hay muy pocas novedades respecto de posibles terapias, hay muchas en materia de diagnóstico precoz, o sea en la fase en que se tienen lesiones características y típicas sin presentar síntomas clínicos. De hecho, se ha estimado que 10 o 15 años antes de que se evidencie algún síntoma, ya se tiene la enfermedad, neuropatológicamente hablando".

 

En el caso de los biomarcadores, explica que se pueden constatar lesiones cerebrales tempranas en la etapa preclínica de la enfermedad, aún antes de que sea incuestionable, gracias a una técnica radiológica llamada PET, que detecta, por ejemplo, la acumulación de amiloides -principal componente de las placas seniles-, o la disfunción sináptica producida por alteraciones en la proteína TAU, cuya función es ayudar a regular el equilibrio del tráfico de células nerviosas.

 

Ojo con los olvidos recurrentes
"Sin embargo, diferentes estudios internacionales han ido demostrando que diversos y sutiles cambios cognitivos o funcionales, que generalmente se pasan por alto, son predictores, en fases muy tempranas, de la posibilidad de desarrollar enfermedad de Alzheimer. Por ejemplo, un gran factor de riesgo es tener un familiar directo que haya tenido este mal. Pero otro, muy subvalorado incluso por el equipo médico, es la "queja cognitiva subjetiva" a edad media de la vida; es decir, una persona de 45 o 50 años que dice que se le olvidan las cosas. Hasta los mismos médicos le restamos importancia a ese síntoma, atribuyéndolo a cansancio, estrés, falta de sueño o depresión, pero está demostrado mediante pruebas más específicas de deterioro cognitivo, que hay un continuum entre estas quejas y la declinación cognitiva futura, leve o en grado de demencia".

 

Otros síntomas que ha arrojado el conocimiento internacional como altamente predictores de Alzheimer, explica el doctor Fuentes, además de ciertos defectos de memoria, son los problemas con la fluencia verbal, las dificultades en el manejo financiero, trastornos en el ritmo y variabilidad de la marcha, cambios en la conducta, pérdida de interés y depresión, entre otros, "a los cuales se puede poner más atención en el examen clínico".

 

Por eso, explica, es que "optimizando de forma focalizada la calidad del examen clínico convencional, sin usar tecnología sofisticada, se puede mejorar muchísimo la calidad del diagnóstico anticipado. Es más, es cosa de prestar atención a factores de riesgo tales como el sedentarismo, colesterol alto, sobrepeso, hipertensión, poca educación y cierta edad: si alcanzan cierto puntaje el riesgo de desarrollar demencia a 20 años del 16,4%. Si a eso se añade la posible queja cognitiva subjetiva, problemas en la fluidez de la conversaciones, problemas en el manejo de dinero que antes no se tenían y sutiles cambios en la marcha, se podría tener mayor certeza respecto de la probabilidad de desarrollar Alzheimer".

 

Ahondando en esta propuesta, recuerda que hay exámenes como el APOE -prueba que detecta una predisposición genética característica del Alzheimer, y que se hace con una muestra de saliva- o el test llamado AD8, que consta de ocho preguntas focalizadas que arrojan la probabilidad de desarrollar esta enfermedad con una certeza contrastada con la que ofrecen los biomarcadores, que son sencillos de aplicar y a un costo razonable. Por ello, añade, perfectamente podrían integrarse a una nueva batería de exámenes que ofrezca, con la confiabilidad de los análisis tecnológicos modernos, la posibilidad de un diagnóstico temprano, fácil de hacer en centros de atención primaria o en zonas alejadas, sin que involucre grandes inversiones.

 

 

Cecilia Valenzuela

contactContacto-Prensa Facultad

 

Agenda

1 de diciembre

Jornada de Extensión y Vinculación para Académicos

Leer más...

20 de diciembre

Feria de Alimentos saludables

Leer más...

21 al 25 de noviembre

Semana de la Salud Mental

Leer más...

19 de diciembre

Ceremonia de egresados de los programas de Magister y Doctorado del reciente periodo académico.

Leer más...

Ver más en: Agenda

Facultad de Medicina de la Universidad de Chile Av. Independencia 1027, Santiago de Chile