Imprimir
Jueves, 27 de Agosto de 2015 00:00

- Profesor Titular de la "universidad de nombre bonito", como siempre dice

Doctor Nelson A. Vargas, Maestro de la Pediatría Chilena


doctoramarcelain
Doctor Nelson A. Vargas.


La distinción le será entregada en una ceremonia que se realizará el 3 de octubre en Puerto Varas, en el marco del 55 Congreso de la Sociedad Chilena de Pediatría. De esta manera, reconocen su dilatada trayectoria académica y asistencial, desarrollada íntegramente en nuestra casa de estudios, así como sus contribuciones al crecimiento de esta especialidad médica y, por ello, al bienestar de los niños del país.

 

"Hace unos días estábamos en una reunión de trabajo cuando recibí la noticia de esta distinción. Me la dio el presidente de la Sociedad Chilena de Pediatría, doctor Luis Felipe González, quien lleva en sus genes a la especialidad: su abuelo fue fundador de la institución. Me invadió una sensación de irrealidad que duró algunas horas. Esto no me podía pasar a mí...
¿Por qué irrealidad? Juzguen ustedes: soy heredero de un Chile mucho más pobre, que ni siquiera conocía a la OCDE y donde los niños aprendíamos los "Piececitos de niño, azulosos de frío" de Gabriela Mistral. Y era cierto; había niños a pata pelá... También aprendíamos la poesía "A la bandera", de Victor Domingo Silva, y se reforzaba el amor a la Patria.


Mi generación médica, de ese Chile pobre pero generoso, estudió gratis en la Universidad del Nombre Bonito: la Universidad de Chile. Y quedamos con el alma marcada: debíamos trabajar mucho para devolver el esfuerzo de un hermoso país esquina, con vista al mar, pero pobre.... Así, mi generación médica ha trabajado mucho, y no creemos merecer premios por ello.


En esta instancia solo debo mencionar y agradecer a mis queridos círculos concéntricos que me han estimulado a trabajar mucho: Soy hijo de estos cuatro círculos: mi familia; el viejo Hospital San Juan de Dios, que ya por siglos ha enseñado tanto; la universidad del nombre bonito y la Sociedad Chilena de Pediatría".


El doctor Nelson A. Vargas ejerce la docencia desde hace 46 años -siempre vinculado al Campus Occidente de la Facultad de Medicina y al Hospital San Juan de Dios-, tanto en el pre como en el postgrado, en las especialidades de Pediatría y Salud Pública, así como se ha dedicado a contribuir en materia de Educación Médica. Ello, pues pudo formarse en ambas disciplinas gracias a que durante su época formativa se podían cursar especialidades básicas y clínicas combinadas en las llamadas "becas mixtas". Al respecto, ha comentado que "creo que fue una idea buena y muy desafiante, porque quienes las implementaron fueron bien inteligentes, pues no las hicieron tan estructuradas y a uno lo dejaban hacer cosas. Y cuando uno se pone a hacer las cosas, se enamora de ellas y termina siendo su peor verdugo en términos de horas de trabajo que dedica; dentro de mi curso hubo harta gente que se quedó en esto. Fue una buena fórmula".


Entre los cargos que ha ejercido a lo largo de su carrera docente, destacan la dirección del Departamento de Pediatría y Cirugía Infantil Occidente desde 1996 hasta 2010. También encabezó el Departamento de Salud Pública Occidente desde 1976 hasta su disolución, en 1998, y la Unidad de Salud Pública Occidente entre 1976 y 1980. Fue coordinador e integrante del Comité de Especialidad de Pediatría de la Facultad de Medicina de la Universidad de Chile del 2000 a 2010 y presidente de la Sociedad Chilena de Pediatría, Sochipe, a la cual ingresó en 1980. Acerca de la enseñanza y de los estudiantes, el doctor Vargas ha dicho que ellos "me dieron nuevas esperanzas con el surgimiento de sus nuevos movimientos en estos últimos años, aplicando tecnologías nuevas, convocándose por internet o por celular, muy bien organizados. Esta gente lo hace por amor, lo que quiere decir que dentro del alma de esta generación nueva hay una proporción bien alta que no piensa sólo en sí misma. Son súper sorprendentes, de alguna forma se las arreglan para ir en la avanzada del cambio, no sé cómo. La canción, que cantaba Ángel Parra, que dice "Me gustan los estudiantes porque son la levadura del pan que saldrá del horno con toda su sabrosura" los describe bien. Uno está metido dentro de un sistema, sigue las normas, pero ellos llegan de fuera, meten viento fresco y pensamientos nuevos y el sistema se va a la punta del cerro y la mayoría de las veces sale mejorado".


Constantes contribuciones al conocimiento
En relación a la investigación, destacan los proyectos Fondecyt en los que ha participado como investigador responsable y como integrante del equipo. Todos estos trabajos se han publicado en revistas con Comité Editorial y sus principales líneas de estudio han sido la salud materno infantil y la salud familiar, los cambios demográficos que las afectan y la docencia en esta área.


Entre sus contribuciones docentes, se destacan sus seis libros, aproximadamente 140 publicaciones en revistas nacionales y extranjeras como autor o co-autor, muchas monografías y ediciones de Guías de práctica de Pediatría para alumnos de Pre y Post grado. Asimismo, es creador y coordinador de innumerables cursos de extensión en Pediatría, tal como el promotor principal y fundador del Comité de Niños Portadores de Patologías crónicas, hoy NANEAS: Niños y Adolescentes con Necesidades Especiales de Atención en Salud, de la Sociedad Chilena de Pediatría.


Entre las distinciones que ha recibido a lo largo de su carrera académica y asistencial destacan: Premio de Excelencia Académica 2010, otorgado por la Sochipe; Mejor Docente de Pregrado 2009 de la Carrera de Medicina de Universidad de Chile; Premio de Estímulo a la Investigación otorgado por Sochipe por su investigación: "Diagnóstico de los Comités de Ética Hospitalaria en Chile", entre otras. Del mismo modo y desde fines de 2014, el auditorio central del Campus Occidente lleva su nombre; por último, en noviembre del mismo año fue recibido como miembro honorario de la Academia Chilena de Medicina.


Cecilia Valenzuela León