PDF Imprimir E-mail
Miércoles, 27 de Abril de 2016 00:00

- Iniciativas de las académicas Adela Montero y Vania Martínez

Cemera consolida investigación interdisciplinaria

doctoras_2016
Doctoras Adela Montero y Vania Martínez

Dos nuevos proyectos Fondecyt Regular adjudicados este año marcan el sello de liderazgo de esta unidad en salud sexual y reproductiva de los adolescentes.

 

"Para el Centro de Medicina Reproductiva y Desarrollo Integral del Adolescente este es un paso enorme, como unidad académica, porque nos permite crecer y nos respalda en el trabajo que hemos hecho", dice la doctora Adela Montero, directora de este centro. Según explica, la labor que realizan en los ámbitos docente, asistencial, científico y de extensión supera con creces los exigibles a su actual organización, debido tanto a los aportes de su equipo multidisciplinario como al fuerte énfasis que han aplicado en materia de investigación, lo que los ha llevado a tener tres proyectos Fonis en ejecución y dos más en postulación, además de los recientes Fondecyt Regular y otros anteriores, ya terminados.


"Debido a que hacemos muchas más actividades que las propias de un centro, nos proyectamos como un instituto, pero manteniendo nuestro sello orientado a la salud sexual y reproductiva de adolescentes. ¿Por qué no configurarnos como un departamento? Porque somos multidisciplinarios, aquí no solamente hay médicos, sino otros profesionales de las ciencias de la salud; eso nos fortalece y robustece la investigación, porque son distintas miradas las que contribuyen", afirma la directora.


Así, con la conducción como Encargada de Investigación de la doctora Vania Martínez, estas directrices estimuladas por la profesora Montero han rendido frutos en un trabajo que ambas describen como de equipo con todos los miembros del centro, revisando las propuestas. "Pero nada habría resultado si no hubiera habido interés en generar conocimiento por parte de todos nosotros, y si no hubiéramos creído capaces de levantar proyectos competitivos a nivel nacional", reflexiona la directora.


Otros ingredientes en esta fórmula de éxito, agregan, es por una parte el importante asesoramiento recibido por parte de la Dirección de Investigación de la Facultad de Medicina, en particular de Mónica Morales, realizando críticas y sugerencias que contribuyeron al éxito alcanzado. Y, por otra, el no dejarse derrotar por fracasos anteriores, sino que aprovecharlos como un aprendizaje, perseverando para mejorar sus proyectos en una siguiente oportunidad. La profesora Montero señala que "un tercer aspecto se relaciona con la colaboración con otras unidades académicas de la Universidad de Chile, permitiendo crear y fortalecer vínculos de trabajo interdisciplinarios".

 

Prevenir la depresión a través de la web
"Eficacia de un programa escalonado basado en internet para la prevención e intervención temprana de la depresión en adolescentes" es el proyecto de la doctora Vania Martínez, siguiendo la línea propuesta en su tesis de doctorado, de un programa realizado en determinados colegios para evitar que los jóvenes presentaran depresión. "No tuvo buenos resultados. Y analizando los problemas que hubo, creemos que fue que al actuar sobre todo un curso quizás no llegamos con la intensidad que algunos necesitaban y otros recibieron más de lo que necesitaban. Entonces, esta propuesta escalonada significa que cada adolescente, según el grado de riesgo que tenga frente a la depresión, va a recibir una atención más personalizada. Eso lo permite Internet, usando una plataforma más flexible para este fin. Además, se evitan complicaciones como ausencias por distintos motivos".


Esta iniciativa, que se realiza en conjunto con académicos de la Clínica Psiquátrica Universitaria, como son los doctores Matías Irarrázaval, Graciela Rojas y Paul Vöhringer, plantea la participación de colegios municipales y particulares subvencionados de la comuna de Puente Alto, cuyos estudiantes -luego de todas las autorizaciones pertinentes-, tienen una evaluación inicial para que, de acuerdo al puntaje asignado, sean asignados a intervenciones con distintos niveles de intensidad. "Si detectamos que hay alguno con síntomas claros de depresión, va a ser derivado a un tratamiento formal; este proyecto es para aquellos que tienen sintomatología depresiva, pero que no han desarrollado el cuadro clínico de depresión".

 

vania_2016
Doctora Vania Martínez

 

La intervención se concreta a través de una plataforma alojada en Internet que llamaron "Cuida tu ánimo", que contiene mini videos interactivos y otras formas de información relativas a técnicas para el manejo de las situaciones que pueden favorecer la aparición de un cuadro depresivo. Los participantes deben conectarse a este programa de manera periódica durante 12 semanas, durante las cuales podrán retroalimentar a los investigadores refiriendo las variaciones que puedan haber detectado en su estado de ánimo luego de recibir e implementar las sugerencias realizadas por los especialistas. Esta fase es de suma relevancia, añade la doctora Martínez, al punto que en una etapa piloto del estudio evaluarán si es necesario contar con facilitadores que fomenten y mantengan el uso de esta plataforma. Los resultados serán evaluados al término del plazo descrito y nuevamente al año después, de manera de conocer si los jóvenes continúan aplicando las herramientas adquiridas.


"Si esta intervención demuestra eficacia, el objetivo es difundirlo para su uso de forma masiva, por eso que otro de los objetivos por evaluar sería su relación costo efectividad, porque el gran problema de otras iniciativas similares a nivel internacional es mantener la motivación de los usuarios para completar el programa propuesto", culmina.

 

Las objeciones de conciencia
Por su parte, la profesora Adela Montero espera que con el proyecto "Representaciones discursivas sobre derechos y deberes profesionales, institucionales y rol del Estado, relacionadas con la objeción de conciencia sanitaria y despenalización de la interrupción voluntaria del embarazo por tres causales en Chile" se arrojen luces sobre las razones tras las argumentaciones utilizadas por diferentes actores tanto del ámbito de la salud como políticos para invocar el derecho a la objeción de conciencia en la temática descrita.

 

adela_2016
Doctora Adela Montero

 

"Es un tema en el que trabajo desde el año 2009, cuando hice el programa de magister en Bioética en nuestra casa de estudios, con una monografía y luego mi tesis al respecto, porque en la práctica profesional me tocó vivir algunas situaciones que en ese entonces no sabía de qué se trataban, y cuando estuve en el magíster recién comprendí que estas habían sido objeciones de conciencia de profesionales con los que estaba trabajando, respecto de atención de pacientes. Por ejemplo, un jefe de servicio que no sólo se negaba a esterilizar quirúrgicamente a las pacientes que se lo pedían, sino que ni siquiera daba curso a que esas solicitudes se tramitaran. Así advertí que eso había sido una pseudo objeción de conciencia, porque esta persona no había cumplido los requisitos para que esa objeción fuera válida. Ambos trabajos me permitieron publicar en revistas, y capítulos de libros, y decantaron en esta investigación, basada en el proyecto de ley que se envió, por parte del ejecutivo, en relación a la despenalización de la interrupción del embarazo por tres causales, donde se establece el derecho de objeción de conciencia del profesional".


De esta forma, el supuesto de investigación plantea que "las representaciones discursivas de los principales actores profesionales sanitarios, representantes de instituciones de salud y otras personas directamente involucradas en el debate nacional y público que permiten dar cuenta de los derechos y deberes profesionales, institucionales y rol del Estado respecto de la objeción de conciencia sanitaria, se encontraría influenciada por posturas ideológicas que dificultan la implementación y acceso a la interrupción voluntaria del embarazo en tres causales en Chile".


El estudio, con el apoyo del Centro de Ética Aplicada de la Facultad de Filosofía y Humanidades y sus profesores Raúl Villarroel e Íñigo Álvarez, se realizará en dos etapas. La primera es una fase de análisis documental sobre la objeción de conciencia desde que se derogó el aborto terapéutico en Chile en 1989, así como la revisión de propuestas posteriores a esa fecha que se hayan enviado al Poder Legislativo, con el fin de evaluar si contienen alguna alusión a la objeción de conciencia. "Además, estudiaremos las apariciones en prensa respecto de esta materia en este período, fundamentalmente en torno al último proyecto de ley, evaluando qué discursos están presentes en los principales actores involucrados". En la segunda etapa, harán entrevistas semiestructuradas a los principales actores, profesionales sanitarios, profesionales del ámbito legislativo, miembros de la sociedad civil, entre otros informantes claves.


Todo, con el objetivo de identificar esos factores en su origen ideológico, religioso o de otro origen, "porque lo que nos interesa investigar es, fundamentalmente, qué discurso está tras la argumentación de los actores clave cuando objetan en conciencia".


- ¿Harán diferencias entre la objeción de conciencia personal y la institucional?
- A mi juicio, en base a todo lo que hemos revisado, esta objeción es algo personal, no institucional, porque atañe a la conciencia. Las instituciones pueden tener misiones, visiones, objetivos estratégicos, pero no conciencia. Por otra parte, si la objeción de conciencia la entendemos como la negativa que tiene una persona para negarse a cumplir una norma legal o administrativa, ¿qué pasa en aquellas instituciones que dice que no van a hacer interrupciones de embarazo? ¿No están dando pie a que los profesionales se nieguen -es decir, objeten por conciencia- esa norma? Y bajo esa premisa ¿no estarían vulnerando la libertad de conciencia de esos profesionales?


En opinión de la profesora Montero, para que una objeción de conciencia sea válida, se deberían cumplir ciertos requisitos; por ejemplo, "se debiera argumentar frente a todo el equipo de salud porqué objeta en conciencia, con razones fundamentadas, porque esa objeción, en caso de que se despenalice la interrupción del embarazo, afectará a una persona que estará respaldada por el Estado para recibir esta prestación. Además, el profesional deberá ser coherente en su postura, actuando de igual forma en el sector público de salud como en el privado; y, por último, entendiendo que no se puede objetar en situaciones de emergencia o cuando es la única persona que puede entregar esa atención porque no hay alternativas de derivación, debiendo siempre entregar toda la información que corresponda a la usuaria".


La académica finaliza señalando que espera que la información que se recoja como parte de esta investigación pueda servir como insumo para los sectores que toman decisiones en materia de políticas públicas.


Cecilia Valenzuela León

 

 

 

Agenda

1 de diciembre

Jornada de Extensión y Vinculación para Académicos

Leer más...

20 de diciembre

Feria de Alimentos saludables

Leer más...

21 al 25 de noviembre

Semana de la Salud Mental

Leer más...

19 de diciembre

Ceremonia de egresados de los programas de Magister y Doctorado del reciente periodo académico.

Leer más...

Ver más en: Agenda

Facultad de Medicina de la Universidad de Chile Av. Independencia 1027, Santiago de Chile