PDF Imprimir E-mail
Viernes, 19 de Agosto de 2016 00:00

- En busca de una mejor calidad de vida

ELA, más que trastorno puro del sistema motor

ell_foto
Doctora Patricia Lillo

Mediante un proyecto Fondecyt, la doctora Patricia Lillo, académica del Departamento de Neurología y Neurocirugía Sur de la Facultad de Medicina, así como del Centro Fondap Gerociencia, Salud Mental y Metabolismo, GERO, de nuestro plantel, investigará alteraciones en la cognición social en pacientes con Esclerosis Lateral Amiotrófica (ELA), así como cambios volumétricos en la corteza cerebral, ambas situaciones características en la demencia frontotemporal. El objetivo es que este nuevo conocimiento propicie mejores estrategias en el manejo de los individuos con estas patologías, las cuales puedan ser facilitadas mediante el trabajo de un equipo multidisciplinario.

Según explica la investigadora principal de este proyecto, denominado "Cognición Social en ELA y Demencia Frontotemporal", "hasta hace algunos años se pensaba que las personas afectadas por ELA no tenían alteraciones cognitivas, sino que sus problemas eran exclusivamente relacionados con el sistema motor. Pero desde hace más o menos una década se conoce que sí tienen esas alteraciones, en general vinculadas con las funciones ejecutivas, de forma similar a lo que sucede en pacientes con demencia frontotemporal. De hecho, ambos trastornos comparten un sustrato genético y anatomopatológico".
¿Cuáles son estos problemas en el área ejecutiva? "Dificultades para resolver problemas, abstraer ideas, organización, planificación y toma de decisiones, siendo de mayor importancia lo que se refiere a decisiones familiares o de vida, lo que puede afectar al mismo paciente y a su cuidador", explica la especialista.


"Lo que se pretende determinar en este estudio es si los pacientes con ELA presentan cambios en la cognición social, lo que involucra tanto el reconocimiento emocional -es decir, la capacidad de reconocer las emociones en otras personas, en base a sus expresiones faciales- como en el ámbito de la teoría de la mente, en referencia a la capacidad de inferir el pensamiento de las personas con quienes se interactúa, a partir de sus palabras o acciones. Pensamos que estos individuos pueden tener tempranamente alterados estos dominios, lo que podría afectar su relaciones familiares y sociales. Por eso es que nuestras preguntas son: ¿existe alteración de estos dominios cognitivos; eso se relaciona a la alteración de la función ejecutiva; cómo esos cambios pueden impactar en la sobrecarga de su cuidador?", aclara la doctora Lillo. A ello, agrega que las respuestas a estas inquietudes apuntan a hacer un diagnóstico temprano de estos trastornos, así como a facilitar el manejo de la enfermedad.

 

Alteraciones psiquiátricas y biológicas
Para hacer este estudio, reclutarán a 30 pacientes con diagnóstico de ELA, así como igual cantidad de personas con demencia frontotemporal y otro grupo de controles sanos. A todos ellos se les aplicará una evaluación neurológica para describir su fenotipo clínico y una evaluación neuropsicológica, enfocada principalmente en las funciones ejecutivas y la cognición social. Además, se realizará un estudio con resonancia magnética cerebral, para detectar posibles cambios volumétricos corticales y de sustancia blanca, es decir axones y mielina. "De esta forma, examinaremos si alteraciones ya descritas están asociadas con áreas de atrofia cerebrales específicas, principalmente frontotemporales", aclara la doctora Lillo.


Y es que el objetivo final de esta investigación es mejorar el diagnóstico precoz de las alteraciones en el paciente, para optimizar el manejo sintomático, su calidad de vida y la de su cuidador. "Todo esto va enfocado a tener un conocimiento más claro y acabado de las manifestaciones clínicas de la ELA y la demencia frontotemporal para que podamos establecer en un futuro próximo, clínicas multidisciplinarias de manejo de estas enfermedades neurodegenerativas". Es decir, "un equipo de trabajo de distintos profesionales de la salud, que se reúnan mensualmente en un recinto asistencial para evaluar a pacientes en forma conjunta, generando medidas apropiadas y pertinentes que incrementen el bienestar del paciente y el de quienes lo cuiden. Esto, mientras paralelamente se avanza en la investigación básica para descubrir los mecanismos que causan estas enfermedades, ya que hasta el hasta el momento ninguna tiene tratamiento curativo".


Por ello, señala, es indispensable la colaboración que sostienen entre los académicos que integran el Centro Fondap GERO, que dirige el doctor Christian González, de la Facultad de Ciencias de la Universidad de Chile, y cuya directora alterna es la doctora Andrea Slachevsky, académica del Departamento de Ciencias Neurológicas Oriente de nuestro plantel y quien también es co-investigadora en este proyecto. "La colaboración de científicos de las áreas básicas y clínicas podría posibilitar, a futuro, hacer estudios genéticos en estos enfermos, técnicas que actualmente no están disponibles en nuestro país. Esperamos ser los primeros en dar esta oportunidad a los pacientes que lo requieran", finaliza.

 


Cecilia Valenzuela León

 

 

 

Agenda

1 de diciembre

Jornada de Extensión y Vinculación para Académicos

Leer más...

20 de diciembre

Feria de Alimentos saludables

Leer más...

21 al 25 de noviembre

Semana de la Salud Mental

Leer más...

19 de diciembre

Ceremonia de egresados de los programas de Magister y Doctorado del reciente periodo académico.

Leer más...

Ver más en: Agenda

Facultad de Medicina de la Universidad de Chile Av. Independencia 1027, Santiago de Chile