PDF Imprimir E-mail
Jueves, 12 de Mayo de 2016 00:00

- Proyecto Fondecyt liderado por el Dr. Mauro Parra

¿Cómo influye el sistema inmunológico en el desarrollo de preeclampsia?

neurocirujano_chileno

Según cifras de la Organización Mundial de la Salud cada día mueren en todo el mundo unas 830 mujeres por complicaciones con el embarazo o el parto. En nuestro país y en el resto de América Latina y el Caribe la preeclampsia es la principal causa de muerte materna, siendo además una importante causa de restricción del crecimiento fetal y bajo peso al nacer, de prematurez y de morbimortalidad perinatal. De hecho, el 25% de las muertes maternas en Chile se deben a la preeclampsia.


Como explica el Dr. Mauro Parra, académico del Departamento de Ginecología y Obstetricia Norte de la Facultad de Medicina, “la preeclampsia es un síndrome que se caracteriza clásicamente por la elevación de la presión arterial y la presencia de proteínas en la orina. Aparece en la segunda mitad del embarazo y desaparece después del parto”.

De acuerdo a lo que explica el académico del Hospital Clínico de la Universidad de Chile, debido a factores genéticos y/o ambientales en la preeclampsia se genera una invasión vascular defectuosa del trofoblasto (célula en etapa de formación que darán origen a la placenta), daño del endotelio y toxinas que pasan hacia la circulación materna y que afectan varios órganos, como los riñones, hígado, cerebro, pulmones y páncreas por lo que el único tratamiento es el nacimiento.

Si una embarazada presenta dolor de cabeza acompañado de alteraciones visuales, dolor abdominal alto o tiene tinitus (sumbido en los oidos), edema progresivo y generalizado, debe consultar de inmediato al médico, sobre todo si su presión arterial es igual o superior a 140/90mmHg.

La mayoría de las muertes causadas por la preeclampsia se pueden evitar realizando seguimiento oportuno y eficaz a las mujeres que acuden por estas complicaciones y que han sido debidamente resguardados en los objetivos de desarrollo del milenio a nivel internacional y de las políticas de salud públicas en nuestro país.

Actualmente existen algunos modelos predictores de pacientes que desarrollarán preeclampsia durante el embarazo. Sin embargo, la capacidad predictiva de esos modelos sigue siendo limitada y se requiere seguir incorporando nuevos y distintos marcadores de la enfermedad, sostiene el Dr. Parra, también director del Departamento de Ginecología y Obstetricia Norte de la Facultad de Medicina.

Proyecto Fondecyt: estudio a 1500 mujeres durante tres años


Un grupo son los denominados marcadores clínicos que agrupan a pacientes con diabetes, hipertensión crónica, primiparidad, haber tenido preeclampsia previa, historia familiar de preeclamosia, edad de la madre menor a 20 años o mayor que 35 años, índice de masa corporal aumentado, pacientes con lupus o sindrome antifodsfolìpido entre otros.

Otro grupo son los llamados marcadores biofísicos y en este grupo están la medición de la presión arterial y la medición del doppler de las arterias uterinas maternas.

nota_2_2016
Dr. Mauro Parra


Y un tercer grupo son los marcadores bioquímicos. En esta línea, el Dr. Mauro Parra es el autor principal del estudio, Papel de Marcadores inmunológico y de inflamación como prueba de cribado de preeclampsia en el primer trimestre del embarazo, un proyecto fondecyt que estudio a 1500 mujeres durante 3 años, todas pacientes de la Unidad de Medicina Materno Fetal del Hospital Clínico Universidad de Chile y del Hospital San Borja Arriarán.

En dicho estudio se analizaron los marcadores inmunológicos. Señala el Dr. Parra que “es conocido por ejemplo que la preeclampsia se presenta mucho más en invierno y en esta época hay más virus circulando, o la misma contaminación ambiental que pueden gatillar elementos inmunológicos en las mujeres y por consiguiente una exacerbación del sistema inmunológico y la aparición de preclampsia”, sostiene. “En ese sentido, este estudio permitió establecer la existencia de esos marcadores inmunológicos. Es cierto que es un estudio inicial, pero claramente la mujer que va a desarrollar preeclampsia tiene patrones inmunológicos diferentes a una mujer que no la va a desarrollar”.

El sistema inmunológico en general, tiene un rol integrador, algo así como “un director de orquesta” y constituye la llave para comprender muchos procesos patogénicos o contestar preguntas acerca de aquellas enfermedades en las que continuamos sin saber su etiología, la preeclampsia es una de ellas. El sistema inmunológico de hecho, regula e interviene en cada etapa del embarazo, asegurando el mantenimiento del mismo en todas las etapas.

“El embarazo es una condición de variabilidad inmunológica, siendo predominantemente inflamatorio en la primera mitad de la gestación para permitir una adecuada transformación de las arterias espiraladas maternas, pero cambiando, e invirtiendo el predominio inmunológico, a un perfil regulatorio (Th2) desde allí hasta el final de la gestación. “Nuestro estudio por ejemplo encontró que el aumento de un perfil linfocitario regulador (Th2), para nuestra sorpresa, el grupo de embarazadas en alto riesgo de desarrollar preeclampsia y/o restricción de crecimiento fetal, tienen perfiles predominantemente asociados a una mayor regulación inmunológica (Th2 y NK regulatorios), sin embargo, como contraparte – y paradójicamente - también observamos un aumento del perfil Th1 en este mismo grupo de pacientes embarazadas de primer trimestre. Además, el aumento de la resistencia de arterias uterinas maternas se correlaciona significativamente con un aumento de la expresión de estos perfiles (Th1, Th2 y NK). Conjuntamente con lo anterior, analizamos niveles de citoquinas en estos grupos del estudio, nuevamente encontramos la paradoja que tanto TGF-β1, citoquina esencialmente reguladora, e IL- 18, citoquina pro-inflamatoria, están ambas significativamente aumentadas en los grupos en riesgo de desarrollar preeclampsia”, comenta el especialista.

La investigación básico-clínica en medicina materno-fetal intenta concentrar los esfuerzos en encontrar marcadores predictores de estas condiciones como preeclampsia y restricción de crecimiento fetal para así implementar medidas que prevengan, o aminoren, su expresión dada su alta mortalidad y morbilidad materna y neonatal. Este estudio, tal vez no ayuda inmediatamente a generar mejores modelos predictivos, pero si permite entender de mejor manera la fisiopatología de estas enfermedades, y eventualmente desarrollar terapias curativas de ellas, señala el autor.

Términos claves

Citoquinas: se trata de un conjunto de proteínas de pequeño peso molecular sintetizadas por multitud de células especialmente las células del sistema inmune. Su función es inmunoreguladora.

Linfocitos: son un tipo de glóbulos blancos, una parte importante del sistema inmunológico. Pueden defender el cuerpo contra las infecciones, ya que pueden distinguir las células del propio cuerpo de las extrañas.

Comunicaciones HCUCH

 

 

 

 

Agenda

1 de diciembre

Jornada de Extensión y Vinculación para Académicos

Leer más...

20 de diciembre

Feria de Alimentos saludables

Leer más...

21 al 25 de noviembre

Semana de la Salud Mental

Leer más...

19 de diciembre

Ceremonia de egresados de los programas de Magister y Doctorado del reciente periodo académico.

Leer más...

Ver más en: Agenda

Facultad de Medicina de la Universidad de Chile Av. Independencia 1027, Santiago de Chile