Imprimir
Viernes, 13 de Mayo de 2016 00:00

- Hasta el 14 de mayo del 2023

Medicina de la Universidad de Chile: la única del país acreditada tres veces consecutivas por el plazo máximo

viva
En opinión del decano de la Facultad de Medicina, doctor Manuel Kukuljan, “esta reacreditación nos llena de orgullo, pues confirma el liderazgo con el que nuestro plantel prepara a quienes serán los más destacados profesionales de la salud del país”.

En su sesión de 12 de mayo de 2016, el Consejo de Salud de la Agencia Acreditadora de Chile resolvió acreditar la carrera de Medicina de nuestra corporación por un plazo de siete años. Con ello se refrenda la calidad de la formación de profesionales médicos que egresan del plantel, resultado de un proceso calificado como "impecable" por todas sus autoridades.

 

El doctor Manuel Kukuljan, decano de la Facultad de Medicina, dijo que esta reacreditación "nos llena de orgullo, pues confirma el liderazgo con el que nuestro plantel prepara a quienes serán los más destacados profesionales de la salud del país. Ojalá que esta certificación también contribuya a una nueva mirada del Estado en materias como la formación de nuestros profesionales en los recintos asistenciales de los diferentes servicios de salud".


La autoridad académica se refirió también a lo que significa este logro para la institución: "La reacreditación de la carrera es un logro de toda la comunidad de la Escuela de Medicina, de sus académicos, estudiantes y funcionarios, que han demostrado que el aseguramiento de la calidad sólo es posible con un trabajo mancomunado en el que cada quien cumple con sus responsabilidades en pos del beneficio de la institución. Por ello, quiero agradecer el trabajo y felicitar el logro de su equipo directivo, encabezado por el doctor Esteban Cortés, así como también a cada uno de los integrantes del Comité de Acreditación y, por cierto, al grupo de la Dirección de Pregrado liderado la profesora Verónica Aliaga".


"El proceso de acreditación nos ha enseñado mucho como escuela"


En esa misma línea, el doctor Cortés añadió que el proceso de reacreditación fue una labor conjunta en la que participaron todos los integrantes de su escuela, de las áreas docente y clínica, "con lo que tuvimos el apoyo necesario para la recolección de datos y para hacer extensiva la información a académicos, estudiantes y funcionarios de nuestros diferentes campus". Pero, añadió, "nuestra preocupación de fondo siempre está más allá de este proceso como tal; para nosotros lo más importante es optimizar la calidad de la educación que entregamos a los estudiantes que nos han elegido como su centro formador. Todas nuestras actividades tienden a eso, a mejorar la enseñanza, a hacer más fácil la vida de los estudiantes, para que logren adquirir el profesionalismo necesario que la carrera les exige. Todo lo que hacemos es en pos de su beneficio".


Es con ese mismo objetivo que, en su opinión, "el proceso de acreditación nos ha enseñado mucho como escuela, porque estamos al tanto de todas las aristas que implica la formación que ofrecemos, no sólo en el aula, sino que todo el proceso que significa llegar a dar una clase, realizar un seminario o un paso práctico".


Así, destaca que una de las falencias detectadas en la reacreditación del año 2009 les señaló que uno de los puntos de mejora estaba en la relación con los profesionales ya formados, "por lo que ahora contamos con una Unidad de Egresados, mediante la cual se está en permanente contacto con las generaciones ya tituladas; prueba de ello es que participaron activamente cuando los convocamos a reuniones propias de este proceso". Y, además, que como tarea pendiente para los próximos siete años, se enfocarán en optimizar las vías de comunicación con todas las unidades y grupos que conforman la comunidad de la Escuela de Medicina, despejando los conductos regulares para el mejor flujo de la información en todos los sentidos.


"Antes de terminar el proceso y recibir los resultados ya estábamos de acuerdo en la necesidad de contar con una comisión estable para la acreditación, la cual se está formando y cuya misión fundamental será monitorear permanentemente el plan de mejora, de manera de recabar la información necesaria y supervisar la implementación de las mejoras pertinentes, para poder hacer una evaluación intermedia antes del 2023", explica el doctor Cortés.


"Un sistema de calidad por definición tiene que ser permanente"


Esa perspectiva es refrendada a nivel institucional por la profesora Verónica Aliaga, explicando que "estamos trabajando junto a profesionales de la Vicerrectoría de Asuntos Académicos de la Universidad de Chile, específicamente de la Unidad de Acreditación y Autoevaluación, con el fin de lograr la instalación, como Facultad de Medicina, de un sistema de monitoreo permanente de la gestión de la docencia de pregrado. De esta manera, podremos hacer un seguimiento que nos permita no sólo contar con un flujo constante de datos sino que, además, hacer un hito intermedio en los procesos de acreditación de cada escuela y, lo más importante, implementar las revisiones o mejoras cuando sea necesario, tomando las medidas oportunamente más allá de que haya o no acreditación a la vista. Un sistema de calidad por definición tiene que ser permanente".


Respecto a la reacreditación por el plazo máximo otorgada por la Agencia Acreditadora de Chile, la autoridad comenta que "es el mejor resultado posible, el cual da a conocer que fuimos capaces de demostrar con evidencias y resultados que la formación de médicos cirujanos de nuestra institución está en el más alto nivel".


De este proceso, destaca que "es una fase de mucho trabajo en cuanto a la recolección y procesamiento de datos, de reuniones preparatorias que en el caso de Medicina se complejiza por la presencia en los cinco campus clínicos, pero se logró establecer equipos de trabajo que funcionaron de manera impecable, con lazos de compromiso, lealtad, apoyo y contención recíproca, gracias a lo cual no sólo tuvimos los buenos resultados que ya vimos, sino que toda la institución salió fortalecida".

 

Cecilia Valenzuela