PDF Imprimir E-mail
Martes, 20 de Septiembre de 2016 00:00

- Obra convoca a cinco académicos de la Universidad de Chile

Distintos, pero iguales: todos somos mestizos

 

soledadberrios
Doctoras Soledad Berríos y Lucía Cifuentes, académicas del Programa de Genética Humana del Instituto de Ciencias Biomédicas.

 

El libro "El ADN de los chilenos y sus orígenes genéticos" contiene parte de los resultados del proyecto Chilegenómico liderado por la doctora Lucía Cifuentes, académica del Programa de Genética del Instituto de Ciencias Biomédicas, expuestos de manera didáctica y como parte de un todo que se complementa con una perspectiva histórica para explicar nuestra ancestría. Su editora es la profesora Soledad Berríos, de la misma unidad, quien ve en este texto las bases para comprender la diversidad biológica y similitud genética que compartimos todos los chilenos, contribución que va más allá de la ciencia: "Si desde niños aprendemos la riqueza de la diferencia, seremos una sociedad más auténticamente tolerante y mejor".

 

Somos más diversos de lo que creíamos. El estudio "Chilegenómico", liderado por la doctora Cifuentes, y recientemente terminado, es parte central del segundo capítulo del libro "El ADN de los chilenos y sus orígenes genéticos"; de su lectura, se desprende que ni los que piensan que no tienen ancestros amerindios, ni los que se definen completamente como tales, están en lo cierto. Esto, en base a los resultados de la investigación que durante cinco años recolectó y analizó más de 3.000 muestras de chilenos de ocho ciudades del país para conocer sus raíces. "Y aunque somos diferentes tenemos los mismos ingredientes en la mezcla. Por eso, no cabe ninguna discriminación entre grupos", dice la académica, lo cual es refrendado por la doctora Berríos: "Creo que es bueno que enseñemos a las nuevas generaciones que somos diversos y no, como lo aprendimos los mayores, desde una actitud de tolerancia, como casi de ser "buena gente", sino como una cualidad que nos enriquece, que es buena. No debemos asociar la diferencia a lo negativo; si desde niños aprendemos que todas las diferencias aportan, en base a eso podríamos tener una sociedad mejor. Más auténticamente tolerante. Este libro nos muestra que desde lo biológico somos heterogéneos, y que no es mejor ser puro de una manera o de otra".


Ciencia e historia respaldan sus palabras. Según lo que expone en el tercer capítulo del texto el doctor Mauricio Moraga, también académico de la misma unidad y coinvestigador del proyecto, es que el DNA mitocondrial de chilenos y chilenas, que contiene información del origen materno, es en gran porcentaje amerindio; también, que el cromosoma Y, que sólo se transmite entre varones, es en un 90% europeo. Todo ello, refrendado en el relato histórico de Celia Cussen, profesora del Departamento de Ciencias Históricas de la Facultad de Filosofía y Humanidades de nuestra corporación, quien relata en el primer capítulo de la publicación el mestizaje que se produjo con la llegada de los conquistadores, en su inmensa mayoría varones, con las mujeres locales.


Panorámica por completar
Así, el texto es una foto panorámica que reúne variadas perspectivas. Pero no deja de ser una instantánea que en unos años más podría cambiar "por la migración panamericana que estamos recibiendo como país, "que va a tener impacto en la medida que esos grupos humanos se mezclen con los chilenos residentes y tengan hijos. Pero eso se va a notar en bastante tiempo más, porque no hay una proporción adecuada entre la población actual de Chile y los inmigrantes. En la sociedad humana, como en todas las especies, el que impacta es el que tiene hijos, la trascendencia genética; pero también podemos trascender en lo cultural y en la diversidad, y eso nos hace bien", explica la doctora Berríos.


Y la doctora Cifuentes añade: "aunque somos diferentes todos los chilenos tenemos genes europeos y genes amerindios. Sería bueno que a nivel escolar se enseñaran los conceptos generales que contiene este texto, por ejemplo acerca de marcadores genéticos, las leyes de Mendel y sus variaciones; que se entienda lo que es un alelo y cómo eso explica la variación que hay en un punto del genoma, cómo la frecuencia con que esos alelos se dan en las poblaciones señalan diferencias y similitudes entre los grupos humanos. Esto puede ser aprehendido por los estudiantes de enseñanza media y sus profesores, entendiendo que son las herramientas que ponen en evidencia que todos tenemos los mismos componentes".


Lo que queda y trasciende, también, es el conocimiento. En este derrotero, la doctora Cifuentes se muestra agradecida de haber podido realizar una investigación de características en cuanto a su amplitud sin parangones en América Latina, y con financiamiento estatal, lo cual pone al mismo Estado y a la Universidad de Chile en el desafío de no perder los recursos humanos formados y la capacidad tecnológica instalada, los cuales permitieron hacer ciencia de primer nivel en nuestro país e incluso, últimamente, secuenciar cinco genomas humanos completos, lo que permitirá conocer la variabilidad genética existente en individuos de ancestría indígena de nuestro país. "Estamos postulando a un segundo proyecto, de manera de avanzar en esta nueva línea de conocimiento, aprovechando lo que hemos avanzado para ahondar en cuanto a grupos de chilenos que no pudimos incluir en la primera parte", finaliza.

 


Cecilia Valenzuela León

 

Agenda

1 de diciembre

Jornada de Extensión y Vinculación para Académicos

Leer más...

20 de diciembre

Feria de Alimentos saludables

Leer más...

21 al 25 de noviembre

Semana de la Salud Mental

Leer más...

19 de diciembre

Ceremonia de egresados de los programas de Magister y Doctorado del reciente periodo académico.

Leer más...

Ver más en: Agenda

Facultad de Medicina de la Universidad de Chile Av. Independencia 1027, Santiago de Chile